Mitos de la vasectomía.

Clarificaremos los mitos de la vasectomía; la vasectomía es un método de planificación familiar masculino permanente que evita el paso de espermatozoides desde los testículos a la próstata y vesículas seminales evitando se mezcle con el semen cuando un hombre eyacula.

A pesar de que se trata de procedimiento relativamente sencillo y común existe un gran miedo involucrado cuando los hombres piensan en la vasectomía, debido a muchos mitos alrededor de este procedimiento. Al terminar de leer este documento muchos de los mitos serán descubiertos.

  • El deseo sexual y las erecciones
  • El dolor
  • La recuperación
  • La operación
  • Cuánto fallan
  • El semen
  • Tener hijos después
  • Cáncer de testículo y próstata
  • Acumulación del semen

Sigue leyendo para que conozcas un poco más sobre la vasectomía y sus mitos:

Mito 1: “La vasectomía seguramente sepultará mi deseo sexual y perderé las erecciones”

De ninguna manera. Este es un claro ejemplo de los mitos de la vasectomía. Una vasectomía no afectará el deseo sexual, la capacidad de tener erecciones o de eyacular. Todo, incluso los orgasmos permanecen sin cambios. Es importante esperar hasta que se sienta lo suficientemente recuperado como para tener relaciones sexuales.

Mito 2: “Una vasectomía es extremadamente dolorosa y tengo miedo al dolor”

Pensar en realizar un procedimiento en área genital particularmente en testículos causa miedo y es normal tenerlo, sin embargo, cada paciente es único y siempre es posible sentir cierta incomodidad con cualquier cirugía, una vasectomía generalmente no es dolorosa. Algunos pacientes pueden experimentar un ligero tirón mientras el médico localiza el conducto deferente durante el procedimiento, así como un dolor sordo y un leve dolor en el escroto y la ingle a medida que la anestesia desaparece. Para reducir el dolor y la hinchazón se recomienda medicamentos antiinflamatorios y aplicar una bolsa de hielo de en el área afectada después de la cirugía. En algunos casos cuando el umbral del dolor es conocido y bajo recomendamos una leve sedación así cuando despierte el paciente ya todo habrá pasado, así que quita la idea para que ya no tengas esos mitos de la vasectomía.

Mito 3: “Voy a tener una recuperación larga y dolorosa”

Una cosa es cierta: la recuperación es muy rápida y no duele. Muchos pacientes se sorprenden gratamente con la rapidez con que pueden volver a la vida habitual. La recuperación de una vasectomía, a más tardar, será en una semana. Lo recomendable es esperar unos días antes de tener relaciones sexuales o de volver a la actividad extenuante. Una de las partes más importantes de la recuperación de una vasectomía es el descanso.

Mito 4: “La vasectomía requiere mucho tiempo quirúrgico”

El procedimiento es muy rápido y dura de 30 a 40 minutos de principio a fin. Esto es lo que debe esperar:

  • Un anestésico local para adormecer el escroto.
  • Se realiza una pequeña punción con aguja en cada lado del escroto.
  • El médico descubre, corta y liga el conducto deferente que es el conducto por el cual los espermatozoides viajan para mezclarse con el líquido seminal de la próstata y vesículas seminales.
  • Los tubos cortados se devuelven al escroto y se cierran con unos pequeños puntos.

Al bloquear los conductos deferentes durante el procedimiento, la vía del esperma se bloquea, no se puede combinar con el semen que se eyacula. Sin esperma, el óvulo de una mujer no puede fertilizarse para provocar un embarazo.

Mito 5: “Las vasectomías fallan, nada es seguro”

En la actualidad, las tasas de fracaso para las vasectomías rondan el 0al 1%. Se considera la forma más efectiva de control de la fertilidad.

Una vez hecha la vasectomía no significa que sea inmediatamente efectiva. Por lo general, se necesitan de 20 a 30 eyaculaciones para eliminar por completo la esperma del semen. Solo de 1 a 2 mujeres de cada 1,000 tendrán un embarazo no planificado durante el primer año después de que sus parejas se hayan sometido a una vasectomía, y esto se debe a la falta de espera hasta que el esperma se haya eliminado del semen antes de tener relaciones sexuales sin control de la natalidad. Después de una vasectomía, los espermatozoides producidos se absorben en el cuerpo. Es recomendable a los 2 meses realizar estudio de semen para verificar que el semen no contenga espermatozoides antes de tener relaciones sexuales sin método de planificación familiar

Muy rara vez, los conductos deferentes se reconectarán espontáneamente por sí solos, permitiendo que los espermatozoides se mezclen con el semen.

Mito 6: “Después de la vasectomía mi semen se verá diferente y raro”

Otro de los mitos de la vasectomía es que el fluido eyaculatorio se verá exactamente igual que antes del procedimiento de vasectomía, ya que menos del 2 por ciento del volumen de eyaculación está formado por espermatozoides. El 97% del volumen de cada emisión proviene de la próstata y vesículas seminales por lo que eyaculará la misma cantidad de líquido, solo que sin los espermatozoides.

Mito 7: “Si cambio de opinión y quiero hijos, nunca más podré lograrlo”

El termino “permanente” en la vasectomía puede ser revertido volviendo a conectar el conducto deferente en la reversión de la vasectomía.

Pero es un procedimiento más complicado que la vasectomía; donde el médico vuelve a conectar los extremos de los conductos deferentes al epidídimo, permitiendo que los espermatozoides vuelvan a pasar. La eficacia de la reversión de la vasectomía varía según el tiempo transcurrido, cómo se realizó y la condición general de salud del paciente. Aproximadamente 10,000-30,000 hombres invierten sus vasectomías anualmente.

Mito 8: “Si me hago la vasectomía me dará cáncer de testículo o de próstata”

No existe relación entre la realización de la vasectomía con alguna de estos problemas oncológicos. Por lo tanto, se trata de un procedimiento seguro sin complicaciones oncológicas.

Mito 9: “Después de la vasectomía qué pasa con los espermatozoides? Se acumulan en los testículos seguramente y me van a doler”

Una vez realizado el procedimiento, los espermatozoides se van a encontrar con la barrera quirúrgica y con el tiempo serán absorbidos por el organismo dando lugar a nuevos espermatozoides que serán absorbidos continuamente. La producción de los mismos por parte de los testículos será la misma y no tendrá aumento de concentración que produzca dolor.

Lo mejor es acudir al médico especialista para poder tener un diagnóstico correcto y empezar tratamiento.

Dr. Luis Reyes Vallejo

Si tienes alguna consulta por favor contáctame.

FB: Dr. Luis Reyes Vallejo

Tw: @DrReyesVallejo

W: luisreyesvallejo.com

M: consultas@luisreyesvallejo.com

La vida perfecta comienza por la salud. 

Los resultados dependen del tratamiento y varían dependiendo del paciente, por lo tanto no existe garantía sobre los mismos.

Pin It on Pinterest